Nacionales
Sigue negociando

El régimen de Maduro volvió a condicionar la continuidad del diálogo a la liberación de recursos congelados por EEUU

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

El régimen de Nicolás Maduro nuevamente condicionó la continuación de las negociaciones con la oposición, reanudadas en México en noviembre pasado, a la liberación por parte de Estados Unidos de más de 3 millones de dólares congelados por las sanciones.

“Estamos esperando que el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica cumpla su palabra y libere los recursos de los 3.150 millones de dólares firmados con la Plataforma Unitaria, con la participación del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica. Esperamos ese depósito, pues, para seguir las conversaciones, para que tengan validez”, expresó el dictador venezolano este jueves.

Durante su rendición de cuentas ante la cuestionada Asamblea Nacional chavista, Maduro recordó que, el 26 de noviembre del año pasado, la delegación oficialista en el diálogo en México, encabezada por Jorge Rodríguez, firmó un acuerdo social con la oposición para “rescatar 3.150 millones de dólares”.

Según el dictador venezolano, parte de esos recursos serán invertidos para mejorar los servicios básicos, entre los que mencionó el agua y la electricidad, además de la infraestructura escolar y sanitaria. Promesas que ha hecho desde que llegó al poder en el año 2013 y que siguen sin cumplirse.

“La disminución del poder adquisitivo, la devaluación del bolívar como moneda local, el alto costo de los alimentos, medicinas, productos y servicios caracterizan el contexto actual del país”, dijo a la agencia de noticias Efe el director de la ONG, Marco Antonio Ponce.

“Se reportaron ataques y detenciones arbitrarias a representantes sindicales e integrantes de partidos políticos, en algunos casos disidentes del gobierno. Adicionalmente, se registraron protestas denunciando retardo procesal (...) en rechazo a la inseguridad y exigiendo justicia por los altos índices de feminicidios”, indicó.

Durante su memoria y cuenta, Maduro calificó la galopante crisis económica que vive el país caribeño como “perturbaciones a la economía” y rechazó que las sanciones han estado “dirigidas principalmente a organismos del Gobierno, en un 42 por ciento, y la industria petrolera, en un 18,7 por ciento, mientras que el sector privado ha sido el objetivo del 7 por ciento de las medidas”.

Venezuela cerró el 2022 con una inflación de 305,7 por ciento según el Observatorio Venezolano de Finanzas y, a pesar de la grave crisis económica que atraviesa el país, la dictadura madurista pidió a la banca pública y privada “ampliar el financiamiento en divisas”.

“Aumentarla al 30 por ciento de financiamiento en divisas para el crecimiento económico de todos los sectores que le produzcan bienes, riquezas, empleo al país”, dijo. Mientras miles de venezolanos se ven en la necesidad de abandonar su país ante la falta de oportunidades, los altos precios de los alimentos, la falta de garantías y la continua persecución contra quienes piensan diferente.

Estimaciones de organizaciones privadas advirtieron sobre la posibilidad de que Venezuela vuelva al ciclo hiperinflacionario que abandonó en 2021.

Para el régimen venezolano “se ha bajado el déficit nutricional que logró colocarse en el año 2017, año de una guerra brutal, en un 35,6 por ciento. Actualmente podemos decir que tenemos un déficit nutricional, que vamos a seguir atacando y resolviendo, del 7,7 por ciento”. 

Sin embargo, 53,3 por ciento de los venezolanos vive por debajo del umbral de la pobreza extrema, según la Encuesta sobre Condiciones de Vida (Encovi) elaborada por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB)

A fines de noviembre, tanto Maduro como la oposición aprobaron la creación de un fondo fiduciario para manejar los recursos congelados, que será diseñado y ejecutado por Naciones Unidas, aunque no está definido cuándo empezarán a llegar los fondos.

Lectores: 377

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: