Información General
Negocios raros

Compañía Americana de Petróleo: la empresa del PRO en Argentina, que se quiere quedar con la refinería de Nicolás Maduro

Se invirtió más de 20 millones de dólares.

PDVSA es la empresa petrolera venezolana y durante el mandato de Hugo Chavez intentó instalarse en Argentina. Para eso montó una planta modelo en el predio del Dock Sud. Invirtió más de 20 millones de dólares.

Sobre el final del gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, cuando faltaban días para las elecciones que finalmente perdieron en agosto de 2019, el gobierno macrista decidió desalojar a los venezolanos y licitar la planta.

La licitación fue una burla porque no hubo más que un solo oferente. La Compañia Americana de Petróleo de Facundo Gonzalo Maciel, se quedó con la planta por monedas. ¡Dónde tiene domicilio Maciel?, ¿En la isla del mismo nombre? No. En el country Newman, refugio de la mitad de los funcionarios macristas. KM.39,5 ruta 9, lote 162. 

Para quedarse con la planta, Maciel se asoció con el abogado de PDVSA en Argentina, Christian Bunge. Un abogado de 50 años que se quedó con los poderes de la petrolera venezolana y utilizó los mismos sin responder ante las autoridades de Venezuela. Bunge, apremiado por las autoridades venezolanas, terminó cediendo la participación accionaria a Maciel, de quien dice que lo “traicionó”.

Desde ese momento la planta se sumió en el más absoluto abandono y los dueños resisten el pedido de pago del canon adeudado, más de 4.000.000 de pesos. El gobierno de la provincia los intimó a regularizar la situación y ante los incumplimientos, les pidió que desalojen la planta con acusaciones de irregularidades en la licitación.

CAPSA respondió con un amparo judicial que fue rechazado. El misterioso Gonzalo Maciel, habitante de un country en Tigre, dice ser millonario. Sin embargo, tiene un contrato en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde el año 2016 y cobra un sueldo de 36.000 pesos por mes. Está “cargado” a un diputado macrista y se desconoce las tareas que este millonario realiza en la legislatura. Nadie lo conoce en el edificio y ni siquiera la persona que lo tiene cargado lo reconoce.

Nicolás Maduro está enfurecido. No puede creer que los enemigos del gobierno nacional y provincial se hayan apoderado de la planta venezolana y ha instruido a la embajadora en el país para que accione y pida una acción revocatoria.

Lectores: 315

Envíanos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: