NOVA Salud
Todos los días se aprende algo nuevo

Los riesgos que produce frotarse los ojos y no sabías

A modo general, frotarse los ojos proporciona un alivio transitorio ante ciertas molestias.

Frotarse los ojos es uno de los actos reflejos que muchas personas realizan y que repiten de manera inconsciente multitud de veces a lo largo de la vida. Y aunque puede parecer una costumbre “inofensiva”, implica ciertos riesgos para la salud de nuestros ojos.

¿Por qué nos frotamos los ojos?

A modo general, frotarse los ojos proporciona un alivio transitorio ante ciertas molestias.

Los expertos de la Clínica Baviera señalan algunas de las causas más comunes de este gesto:

Ojo seco, debido a la falta de lubricación natural.
Molestias por el uso excesivo de pantallas.

Sensación de picor que aparece con distintas alergias.

Por su parte, el doctor Pedro Arriola Villalobos, oftalmólogo y miembro de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), además de citar el picor como uno de los motivos principales por el que nos rascamos, señala también que hay gente que lo tiene interiorizado como costumbre o bien porque padecen algún trastorno que favorece esta acción.

¿Qué problemas puede generar?

Cuando nos frotamos los ojos lo hacemos con las manos, los dedos o incluso los nudillos, convirtiéndose en una vía de transmisión de posibles agentes infecciosos; y este uno de los principales riesgos.

Además, podemos dañar la córnea y dar lugar a la aparición de lesiones en la superficie.

Según el doctor Fernando Llovet, oftalmólogo y cofundador de Clínica Baviera, nuestros ojos pueden sufrir distintos problemas a los que hay que prestar especial atención:

Derrames oculares. Una de las consecuencias más comunes cuando nos llevamos las manos a los ojos y los frotamos es romper alguno de los capilares que riegan el tejido, provocando un enrojecimiento de la esclera (la parte blanca del ojo). Incluso se puede llegar a producir un derrame ocular.

Lesiones en la superficie del ojo. Podemos dañar la superficie del ojo y nuestra córnea al ejercer presión sobre él.

Problemas estéticos. La presión que se ejerce sobre los párpados y las zonas cercanas al ojo puede derivar en la aparición de arrugas perioculares.

¿Cómo podemos evitar estos riesgos?

El doctor Arriola recomienda ciertas claves que debemos tener en cuenta para evitar que nuestros ojos sufran:

Si es por picor o escozor, emplear una lágrima artificial o un colirio antihistamínico reducirá el malestar.

Si es por costumbre, es necesario desprenderse de ella. Avisar a nuestro entorno más cercano puede ayudarnos a estar alerta.

Lectores: 420

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: