Mundo NOVA
Poco diplomático

Ningún papa frita: Francisco volvió a criticar la legalización del aborto y habló de una "catástrofe educativa"

El Papa cuestionó las leyes que no protegen “la vida humana en todas sus etapas” y mencionó el cierre de escuelas (Dibujo: NOVA)

Una vez más, Francisco apuntó contra las legislaciones tendientes a la legalización del aborto en distintas partes del mundo y cuestionó que estas medidas "parecen distanciarse del deber esencial de proteger la vida humana en todas sus etapas".

El pontífice hizo esta afirmación durante su discurso de primeros de año al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede; una intervención en la que también habló sobre las crisis sanitaria, económica, política y social que han derivado de la pandemia.

Respecto a la sanitaria, el Papa explicó que la expansión del coronavirus ha "recordado el valor de la vida, de cada vida humana y de su dignidad, en todo momento de su itinerario terrenal, desde la concepción en el seno materno hasta su conclusión natural".

E insistió: "Desafortunadamente, duele constatar que, con el pretexto de garantizar supuestos derechos subjetivos, un número cada vez mayor de legislaciones de todo el mundo parecen distanciarse del deber esencial de proteger la vida humana en todas sus etapas".

En los meses pasados, la Iglesia se ha opuesto a la aprobación de leyes como la de legalización del aborto en Argentina o la ley de la eutanasia en España.

En una reciente entrevista a una televisión italiana, el Papa afirmó respecto al aborto que "la muerte no es un problema religioso, ojo: es un problema humano, prerreligioso; es un problema de ética humana".

"Las religiones se ocupan de ello, pero es un problema que hasta un ateo debe resolver en su conciencia", declaró para explicar que todos tienen que hacerse preguntas: "¿Es correcto suprimir una vida humana para resolver un problema, cualquier problema? No, eso no es justo. ¿Está bien contratar a un sicario para resolver un problema?", dijo.

"Catástrofe educativa"

En su discurso, el Sumo Pontífice pidió que todo el mundo tuviera acceso a atención sanitaria básica. Las personas en los márgenes de la sociedad y los trabajadores informales han estado entre los más afectados por la pandemia, y con menos redes sociales para superarla.

"Empujados por la desesperación, muchos han buscado otras formas de ingresos y se arriesgan a verse explotados en trabajo forzoso o ilegal, prostitución y varias actividades delictivas, como el tráfico de personas'', advirtió Francisco.

Los niños, añadió, han sufrido una "catástrofe educativa'' con el cierre de escuelas, mientras que las mujeres han sufrido violencia doméstica, los fieles se vieron privados de los oficios en comunidad y toda la humanidad ha visto restringido su contacto humano. "Junto con las vacunas, la fraternidad y la esperanza son, como fueron, la medicina que necesitamos en el mundo de hoy", dijo.

Lectores: 559

Envíanos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: