Nacionales
“Gano más plata vendiendo arroz en la calle que en

Todo por un dólar: los profesionales venezolanos hacen lo que sea para tener la moneda norteamericana

Tras una crisis económica que redujo la economía un 80 por ciento entre 2013 y 2021, la llegada del dólar de manera informal a las calles venezolanas ha sido un sacudón para las lógicas del empleo.

“Compro tu dólar feo, roto, manchado y deteriorado”, pregona Miguel Urrutia, un estudiante de contaduría que recurre a la compra y venta de divisas para sobrevivir.

“La cosa está bandera difícil, oíste”, añade, al lado de varios jóvenes caraqueños en una plaza ruidosa, vibrante, multitudinaria. “Ya nadie quiere estudiar ni trabajar porque lo único que da reales es esto”, dice. Muchos comercios y personas no aceptan los billetes de dólares deteriorados, pero Miguel hace negocio con ellos.

En una esquina de la Plaza Bonalde, en el barrio popular de Catia en Caracas, Venezuela, Urrutia comparte la zona con vendedores de tornillos, cables para celular y comida china, entre otras cosas.

Esta siempre fue una zona de vendedores ambulantes, conocidos en Venezuela como “buhoneros”. Se paraban en dos o tres calles peatonales. Pero durante los últimos años el mercado popular se ha desbordado por más calles, la plaza misma y en otros barrios aledaños.

“La gente cambió con la llegada del dólar”, dice Ana Cermeño, una vendedora de bolsas de costal de 61 años, también en Catia. “Antes esto te lo regalaban en la panadería, pero ahora la gente está vendiendo todo, lo que se encuentra y si no lo encuentra, se lo inventa”.

Tras una crisis económica que redujo la economía un 80 por ciento entre 2013 y 2021, la llegada del dólar de manera informal a las calles venezolanas ha sido un sacudón para las lógicas del empleo.

Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, de la Universidad Católica, entre 2014 y 2021 el empleo formal se redujo en 4,4 millones de puestos, casi un tercio de la población económicamente activa.

Y solo en 2021, se cerraron 1,3 millones de empleos formales.

Apenas un 40 por ciento del empleo hoy es formal, según Encovi, pero si se tienen en cuenta otros estudios, como aquellos que miden la informalidad por la cantidad de gente inscrita en el seguro social, la formalidad se reduce a 20 por ciento, de lejos la cifra más baja en América Latina.

Lectores: 163

Envíanos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: